Fundación de Interés Privado   

La Fundación de Interés Privado es una entidad que, a través de un Fiduciario, administra activos, capitales o acciones de acuerdo con las directivas de un Fundador y a favor de un beneficiario.

El Fundador también puede ser una Sociedad Anónima.

La Fundación de Interés Privado es un excelente instrumento para la protección patrimonial y la planificación fiscal.

La Fundación puede administrar activos y valores, perseguir finalidades educativas y generar ingresos, siempre que los mismos se reinviertan, de acuerdo a la naturaleza de Fundación.

La ley fomenta la constitución de las Fundaciones por medio de concesiones y facilitaciones patrimoniales y fiscales.

Entre las ventajas de la Fundación destacan:

  • Capital mínimo de constitución: USD 10,000.00, que no tiene que ser pagado al momento de la constitución
  • Protección patrimonial: los bienes de una Fundación no son embargables ni secuestrables
  • Patrimonio de la Fundación separado del patrimonio del Fundador
  • Planificación patrimonial: la Fundación, por ejemplo, puede ser utilizada en tema de derecho sucesorio para evitar la complejidad del procedimiento sucesorio ordinario, con costes y tiempos netamente inferiores.

Facilitaciones fiscales

  • Los ingresos producidos en el extranjero quedan exentos de impuestos en Panamá (principio de territorialidad)
  • Las fundaciones no pagan impuestos sobre la renta, el patrimonio, las herencias, los bienes inmuebles, las transferencias de dinero, las transacciones con divisas y los depósitos en bancos locales
  • Las fundaciones solamente pagan una Tasa Única Anual de USD 350.00 el primer año y USD 400.00 los años siguientes.